Los primeros pasos de un Dietista-Nutricionista

Artículo publicado en colaboración con el Dietista-nutricionista Roberto Sánchez del Valle.

Acabas de graduarte en Nutrición Humana y Dietética. Empiezan a surgir tus primeras dudas, tus primeros miedos y cierta desconfianza. ¿Y si no valgo para esto?; ¿Sabré tratar a pacientes que depositen su salud en mis manos?; ¡No me siento preparado!; ¡Me falta experiencia!.

Esto es algo más normal de lo que te piensas. A todos nos preocupa hacer bien nuestro trabajo y estar capacitados para ello. Al menos, a todos los que hemos dedicado tiempo y esfuerzo en formarnos. Por desgracia, uno de los aspectos que más caracteriza nuestra profesión es el intrusismo laboral. Parece que cualquier persona puede hacer una dieta o sabe qué tipo de alimentación te puede ir mejor.

Sin embargo, un recién graduado suele dudar de sus habilidades. ¿Cómo puede ser esto posible? Un dietista-nutricionista conoce la enorme influencia que puede tener la alimentación en la salud. No es que no estemos capacitados para tratar a un paciente, sino que somos conscientes de la repercusión que pueden tener nuestras decisiones y eso nos asusta. No obstante, te recuerdo que te has preparado durante 4 largos años para hacerlo. Tienes el conocimiento necesario y conoces tu responsabilidad. Confía en ti mismo.

¿Cómo ganar experiencia?

Un tonto se cree sabio, mientras que el sabio sabe que es tonto — William Shakespeare

Has estudiado 4 años en la universidade, has hecho prácticas, pero ¿aún así te falta experiencia? ¡Puede ser! Pero eso no es una excusa válida para no empezar ya, sino todo lo contrario.

El mejor momento es ahora. Cuanto antes comiences a ganar práctica, antes dejarás de dudar de si estás tomando la decisión correcta. Siempre que no pongas en peligro la salud de tus pacientes, hay margen de error. Nadie nace sabiendo andar. Es necesario caerse varias veces hasta alcanzar un paso firme. Aunque nunca olvides que el hecho de que te vaya bien por un camino, no significa que haya otros que también funcionen o, incluso, puedan ser mejores.

En esta profesión hay que saber escuchar y tener una mente abierta. La nutrición es una ciencia joven con mucho por descubrir. Creer que tienes la verdad absoluta solo te impide ver la realidad que tienes enfrente. Por tanto, exprime a cada compañero y compañera para hacerte mejor profesional. Pues quien más sabe, más duda.

¿Por dónde empezar?

Ya sabes que tienes los conocimientos necesarios para trabajar como dietista-nutricionista pero, ¿dónde trabajo? ¡Nadie me ha llamado!". Ni te van a llamar, ya te lo digo yo. Eres tú quien tiene que generar interés para que te contraten. Crear la necesidad y hacerte indispensable. Esa es tu labor.

Busca un nicho de mercado con clientes potenciales: gimnasios, lugares donde la gente se preocupe por su salud/estado físico, restaurantes, colegios, caterings, etc. Muévete y confía en la calidad de tus servicios. Abre la mente y conseguirás poner en práctica todo lo estudiado en el grado.

¿Cómo darte a conocer?

Una gran opción para darse a conocer son las redes sociales: Instagram, YouTube, Facebook, Twitter... Gracias a estas herramientas gratuitas podemos llegar a miles de personas sin la necesidad de movernos de casa.

Crea un contenido interesante y atractivo. Consigue un público fiel. Hazte con la credibilidad necesaria para diferenciarte del resto y que esos seguidores puedan ser futuros pacientes. No es tan fácil como parece. Requiere mucho esfuerzo y tiempo. Pero ten seguro que merecerá la pena. Sal de tu zona de confort y deja la vergüenza atrás. Dejar de hacer lo que quieres por lo que puedan pensar los demás solo te hace una oveja más del rebaño. No te limites y deja fluir tu creatividad. De lo contrario, nunca serás capaz de diferenciarte.

La mejor publicidad es hacer bien tu trabajo. En mi caso concreto, opté por invertir en la divulgación de mi trabajo en las redes sociales y en un software de nutrición. Las redes sociales ayudan, pero el boca a boca sigue siendo uno de los mecanismos más potentes para alcanzar nuevos pacientes. Si alguien confía en ti y le ha ido bien contigo, te aseguro que venderá tus servicios incluso mejor que tú mismo.

Siendo el boca a boca el mejor método para tener nuevos clientes, ofrecer un servicio profesional que permita ampliar este proceso se vuelve muy importante. Por eso, debes intentar buscar herramientas, programas y otras formas de ofrecer un servicio innovador que te diferencia de los demás.

Conclusión

Busca soluciones para empezar a crecer como profesional y ganar experiencia. Hazte con un mentor. Trabaja gratis si hace falta u ofrécete como alumno en prácticas. Busca personas que te den confianza y creas que te pueden aportar. Te aseguro que no tendrán problema en enseñarte. Siempre que tengas ganas de aprender y una actitud proactiva, acabaréis sacando provecho el uno del otro. Así ganarás la confianza que te pudiera faltar para emprender por tu cuenta, si es que esa es tu intención.

La confianza es tu mejor aliada para alcanzar tus objetivos. Siempre con mentalidad de aprendiz pero con la seguridad de tu formación. Ahora te toca a ti, ponte las alas y, ¡a volar!.

Roberto Sánchez del Valle


Este artículo fue publicado en colaboración con Roberto Sánchez del Valle, dietista-nutricionistas y autor del blog NUFISA y surge de una nueva iniciativa de Nutrium para fomentar el intercambio de experiencia y conocimiento entre nuestros profesionales.

En nombre del equipo, agradecemos a Roberto por este artículo.