Buenas prácticas para tu consulta de nutrición online

Este artículo ha sido publicado en colaboración con Alejandra Piñeiro, Dietista-Nutricionista y co-creadora del curso online "Perder grasa de la A a la Z".

Con la llegada del coronavirus y la implantación del estado de alarma, gran parte de los negocios físicos se han visto obligados a adaptarse y transicionar hacia el mundo online. Los nutricionistas no somos una excepción. También nos toca adaptarnos a esta nueva situación y seguir ejerciendo nuestra profesión de la mejor forma posible.

No obstante, no todo son malas noticias. Los nutricionistas jugamos con cierta ventaja ya que, a diferencia de otros negocios, las asesorías nutricionales pueden llevarse a cabo con bastante normalidad si sabes cómo.

En este artículo te cuento cuáles son las buenas prácticas para mejorar tu consulta de nutrición online.


1. Generar confianza

Por norma general, cuesta más confiar en un negocio online que en uno físico que ya cuenta con un local y una infraestructura que, de alguna forma, lo avalan. Entonces, **el primer paso va a ser generar en el cliente la confianza necesaria para que contrate tus servicios como nutricionista.

Para esto puedes, por ejemplo, compartir parte de tus conocimientos a través de las redes sociales o de una página web. La divulgación y el márketing de contenidos es una muy buena forma de darte a conocer y demostrarle al mundo lo que sabes hacer.

Si a la gente le gusta lo que compartes, le va a dar igual que pases asesoría presencial u online, porque lo que quieren es tu ayuda en concreto. No la de cualquier otro profesional.

Otra práctica que, sin duda, debes emprender para aumentar la confianza es: detallar bien qué incluye tu servicio de asesoría online. Si el cliente duda... normalmente, lo has perdido. Habrá gente que se moleste en preguntarte directamente cualquier duda que le surja, pero serán los que menos.

Por lo tanto, no pongas más trabas en la toma de decisiones y trata de que la gente tenga bien claro desde el principio qué incluye el servicio que va a contratar.

2. Mostrar cercanía

Una vez el cliente ha contratado nuestros servicios, el siguiente paso es tratar de que su experiencia sea lo más grata posible.

En este sentido, es importante tratar de suplir de algún modo la falta de contacto físico. Para ello, podemos ayudarnos de diferentes herramientas como:

  • El correo electrónico: trata de ser rápido en tus respuestas para que el cliente no se sienta mucho tiempo “desamparado”. Si un día no puedes responder con rapidez, un simple “Hola, he recibido tu mensaje. No te preocupes que contactaré contigo lo antes posible.” ya aporta tranquilidad.
  • El chat de la app de Nutrium: quizás se percibe como algo más cercano que el correo electrónico.
  • Las videollamadas: recientemente Nutrium permite programar videollamadas directamente desde su plataforma.

La idea general es que el paciente continúe sintiendo que tiene en ti un apoyo cercano, a pesar de la distancia.

3. Comunicación constante y clara

En ocasiones el problema no es la fuerza de voluntad, ni la falta de motivación, sino que, simplemente, el paciente no ha entendido lo que querías expresarle.

Los problemas de comunicación paciente-nutricionista y viceversa, se pueden ver agravados durante estos días por la distancia ya que, normalmente, es más sencillo explicarse en persona que a través de un correo electrónico.

Como consejo: no des por hecho nunca que se ha entendido la pauta, compruébalo tu mismo de primera mano.

Una buena forma de hacer esto es, por ejemplo, pedir unos cuantos días de registro dietético. Así te aseguras de que todo se está haciendo según lo previsto.

4. Establece controles periódicos

Al no asistir físicamente a una clínica para cada revisión, puede ser que la motivación de algunas personas decaiga ligeramente.

Todos nos hemos encontrado alguna vez con el típico paciente que acude a la consulta del nutricionista exclusivamente para que le pesen y le midan. La realidad es que el hecho de tener que “rendirle cuentas” al nutricionista una vez al mes, ayuda a muchas personas a ser más constantes.

Esta tarea de seguimiento, es algo que se debe continuar haciendo, aunque sea a distancia. Serán ahora los propios pacientes quienes de forma autónoma tengan que llevarla a acabo, pero tú puedes guiarles en el proceso.

Trata de definir bien cada cuánto les recomiendas hacer los controles, explícales cómo tomar las medidas de la forma adecuada, etc.

Resumen

Como véis, la consulta nutricional online puede ser un servicio igualmente válido. Simplemente tenemos que adaptarnos y tratar de suplir las carencias valiéndonos de diferentes herramientas.

Como resumen, podríamos decir que la idea general es tratar de mostrar durante la asesoría online la misma cercanía que mostrarías hablando cara a cara. Esto aumentará la confianza de tus pacientes y evitará momentos de incertidumbre que pueden ser problemáticos.


Si todavía no has probado Nutrium, esta es una oportunidad única.
Descubre cómo esta y otras funcionalidades pueden hacer la diferencia en tus consultas y en el seguimiento de tus clientes. Pruébalo durante 14 días sin ningún compromiso.